jueves, 30 de julio de 2009

DEL NÁHUATL AL ESPAÑOL

Cuando los españoles llegaron a América su idioma se enriqueció profundamente. Del quechua hablado en Perú y Bolivia tomaron palabras como puma o papa; del guaraní hablado en Paraguay, sur de Brasil y norte de Argentina tomaron piraña o jaguar; del taíno caribeño pasaron al español palabras como huracán, barbacoa, henequén o tuna.

Las lenguas habladas en el México prehispánico también colaboraron en buena medida a ampliar el léxico de Hispanoamérica: huarache viene del purépecha, tanto como chicle viene del maya a través de un préstamo al náhuatl. De hecho, el náhuatl es el segundo idioma (tras el taíno) que más términos ha regalado al español. Nombres de países como Guatemala o Nicaragua provienen del náhuatl así como otros términos de uso mundial tales como tequila, quetzal, cacao, chocolate o marihuana. Incluso el Instituto "Motolinía" tienes sus raíces náhuatl. Hoy este idioma es aún hablado por más de 1,3 millones de mexicanos (la lengua indígena más extendida del país).

Aquí una lista breve de algunas palabras que ni nos imaginamos que ya eran pronunciadas por nuestros antepasados aztecas hace 600 años o más. Cuidado, no todas las palabras de esta lista son de uso general en el español de toda Hispanoamérica; algunas de ellas son solo pronunciadas en contextos mexicanos.

No todas las palabras coloquiales que usamos son de origen náhuatl, maya u purépecha. Por ejemplo: "chamba" es un barbarismo del inglés, "huerco", "desconchinflado" y "güero" son originalmente palabras latinas, "falluca" es de origen francés y "chancla" viene del persa.

2 comentarios:

dubdubcuentos dijo...

Tiza, usado sobre todo en España como sinónimo de gis (ambos objetos ya en desuso) viene del nahuatl tizatl (tizne=ceniza y atl=agua).

dubdubcuentos dijo...

Creo que tocayo viene más bien del latín (tu Cayo es algo así como "nombre o nombren Cayo").